Desde el pasado 15 de diciembre, todas las unidades de transporte colectivo de pasajeros tienen dos asientos preferenciales para personas mayores.

Entra así, en vigencia la decisión adoptada por la Intendencia de Montevideo.

Serán preferenciales para personas mayores los dos primeros asientos que miren hacia adelante de la unidad, del lado de la puerta. La preferencia estará señalizada con autoadhesivos sobre los respaldos de los asientos destinados a este fin.

La localización elegida, apunta a disminuir la distancia que deben caminar desde el ascenso a la unidad hasta sentarse. "Se suma así otro elemento para garantizar viajes cómodos y seguros a las personas mayores, que se agrega a la altura adecuada de los escalones de acceso y los sistemas de sujeción manual para caminar dentro del ómnibus", dijeron las autoridades de la comuna.

La medida apunta a "seguir consolidando los derechos de accesibilidad, movilidad y salud de este sector de la población", establecidos en la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

CIUDAD AMIGABLE

Montevideo integra la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Mayores, en el ámbito de la Organización Mundial de la Salud.

La ciudad amigable con las personas mayores reorganiza sus estructuras y servicios para que sean accesibles y adaptadas a las diferentes necesidades y capacidades de los individuos, fomentando su participación.

El transporte público resulta el principal medio de traslado de esta población, por lo que es importante intervenir.

La población del Uruguay presenta un alto envejecimiento, resultado del aumento de la esperanza de vida y mejora de las condiciones en que se desarrolla. El 20% del total son personas de 60 y más años y el 85% son autoválidos.

Uruguay es el segundo país más envejecido de la región, después de Cuba. Las proyecciones indican que en Uruguay se irá incrementando la proporción de personas mayores de 60 años. La prolongación de la esperanza de vida producirá un aumento de la población de 75 años y más dentro del conjunto de personas mayores, proceso conocido como "envejecimiento del envejecimiento".

Los resultados de la proyección nacional indican que a partir del año 2034 la población de 65 y más años superará a la menor de 15 años. Para 2050 se proyecta que la población de 65 y más años alcance el 22,3% del total y que la población infantil se reduzca a 15,5%.

Este proceso implica importantes desafíos y requiere políticas sociales específicas, que la Intendencia ya está desarrollando, entre las que se incluyen estrategias sobre accesibilidad y movilidad personal, aseguraron las autoridades competentes.