Damián Lescano, con sólo 31 años, es uno de los artistas más destacados de la música tropical de nuestro país. Incursiona y es figura destacada también en carnaval, pero a pesar del éxito, nunca ha perdido su humildad y se siente orgulloso al referirse a su bario, en el que se crió y permanece viviendo, "Las Torres".

Otra de sus virtudes es verlo frecuentemente en distintos festivales que se realizan a beneficios de personas que necesitan tratamientos médicos para mejorar su calidad de vida. En tal sentido, justamente en uno de los festivales, fue entrevistado por LA PRENSA DE LA ZONA OESTE, minutos antes de comenzar su actuación.

Damián, nuevamente te encontramos en un evento haciendo solidaridad con la gente de tu zona. ¿Cómo vivís estas actuaciones?

Antes que nada no lo tomo como un compromiso, más allá de que soy de acá de zona oeste, y me gusta estar y apoyar a todos los vecinos, no sólo de la zona, sino en cualquier lugar del país.

Donde uno pueda estar dando una manito, y más cuando es por casos de enfermedad. Creo que uno puede cumplir y solidarizarse, de eso se trata, de crecer hablando humanamente, en esta oportunidad, este niño Luciano, que en principio el primer festival que hacían el siete que yo no podía estar, les dije, cuando hagan otro ténganme en cuenta, y da la casualidad que fue acá en el Club Paso de la Arena, así que, bueno, dije presente y acá estamos con la orquesta, ya estamos armando para que en un ratito darle a la gente una pequeña alegría, una pequeña ayuda.

Cuéntanos cómo surge tu pasión por la música y el canto…

Canté siempre, en el baño, en la esquina del barrio, yo soy de Las Torres, de acá de zona oeste, y bueno comencé a los 11 años en Carnaval de las Promesas, en la murga "La del barrio", ahí fue donde empecé a hacer mis primeras armas en forma amateur. A los 15 años tuve la suerte de entrar en carnaval mayor, con Araca la Cana, y bueno… ahí empecé a desarrollarme profesionalmente.

¿Cómo incursionas en la movida tropical?

Tuve la suerte de poder paralelamente las dos cosas carnaval, cantar en una orquesta que se llamaba Chikano, con toda la gente Karibe con K, ahí comenzaron mis primeros pasos. Después tuve un pasaje por Los Diablos Verdes, por Los Muchachos, Garufa, ahora volví a Los Muchachos, dejé Chikano para formar la orquesta de Eduardo Molina que también es de zona oeste, vive pasando Los Bulevares.

También tuviste un destacado pasaje por L’ Auténtika…

Si estuve seis años en L’ Auténtika, "La que te Arranca la Cabeza"

¿Cuánto hace que estás de solista?

Van a ser 6 años que estoy como solista.

¿Qué te han dejado los viajes que has realizado por esta profesión?

Para ser sincero, tuve la suerte gracias a la música de recorrer varias partes del mundo, no sólo en Latinoamérica sino también en Europa; lo que me he dado cuenta, es que unoa veces esta acá, y no valora mucho lo que tiene, pero cuando se aleja un poquito de la familia de los vecinos, el lugar donde naciste, de tus raíces; ahí es cuando uno sienta cabeza y se da cuenta de lo que es el barrio, la importancia de la crianza, de la formación, no sólo hablando de los estudios, sino en la crianza, en la educación. Yo valoro mucho todo eso.

Te vemos siempre con mucha humildad, seguís viviendo en tu barrio y cuando te referís a él, lo haces con mucho cariño. ¿No tenés pensado irte por ahora de la zona oeste?

Sí, por supuesto, yo en mi barrio por suerte soy uno más. A mí me podés ver en la feria de Las Torres, comprando fruta y verdura, no tengo ningún tipo de problemas. Como te decía siendo un adolescente, a los 15 años fui a mi primer gira en Argentina con Araca la Cana, recuerdo que mis padres tuvieron que sacar el permiso de menor y después tuve suerte de recorrer otros países más lejanos, creo que ahí fue donde me di cuenta lo que era el barrio, las raíces de uno, por eso lo valoro mucho y trato de disfrutarlo cada día y contarle la gente y a la juventud lo lindo que es valorar y respetar la zona donde uno nació.

Justamente hablando de la juventud, y de aquellos que atraviesan por adicciones o acciones violentas. Tú que permanente estás en contacto con adolescentes. ¿Qué piensas al respeto?

Creo que el tema de la droga está a la vuelta de la esquina, yo conozco amigos que nunca fueron a un baile pero se han drogado, la maldita pasta base, que ha arruinado mucho a la juventud, y no de ahora, sino desde hace muchos años. Creo que hay que mirar un poquito a los costados, como dije anteriormente, va en la crianza de uno, en la formación que imponen los padres, los abuelos.

Me duele mucho ver chiquilines que se han criado conmigo, y hoy los veo revolviendo una volqueta, por la necesidad de drogarse, por la baja autoestima, el no quererse uno mismo. Ya cuando uno no se quiere ni así mismo no se deja ayudar, y no se va a dejar ayudar. Pasa por un poquito de eso, mirar a los costados, ver cómo es esa gente, cómo viven y bueno no caer en esa ola que lamentablemente hoy en día es masiva.

¿Qué consejo o mensaje les darías tú a esos jóvenes adictos?

Como te dije, pienso que la crianza de cada uno, es el puntapié inicial de todo. Más allá que uno cuando crece toma el camino que quiere, como todos, muchos erran, otros no.

Lo más importante sigo pensando, es la familia, y quienes te rodean.

Estoy totalmente abierto a hablar, yo también tuve un pasaje muy malo, pero es bueno reconocerlo y darse cuenta a tiempo, cuál es el camino correcto a seguir y enderezar el paso.