Días pasados el diputado Darío Pérez del Frente Amplio, sector Liga Federal, se reunió con pescadores de Pajas Blancas, para escuchar su problemática.

Allí escuchó a varios de ellos, que plantearon distintos reclamos, como una rampa para subir y bajar las embarcaciones, mejoramiento de calle, canalización y seguridad.

También se mostraron preocupados por el presente y futuro de la pesca artesanal.

Una vez finalizada la reunión con los pescadores, LA PRENSA DE LA ZONA OESTE, entrevistó a Pérez.

¿Cuéntenos cuál es el motivo de su visita?

A través de algunos compañeros tomo contacto con algunos pescadores que nos ha planteado una serie de preocupaciones y necesidades, y nos hemos interesado en la problemática. Primero, como para cada cosa, junté información para interiorizarme del tema.

Los pescadores son habitualmente gente olvidada por el sistema, a pesar de que a todos nos gusta comer pescado. Suelen ser olvidados por el sistema previsional, porque es muy difícil que un pescador se jubile, es una actividad totalmente irregular, algunas veces pescan y otra no. En cuanto a sus posibilidades, son fruto muchas veces desde el abuso de quienes le compran el pescado, porque se lo pagan al precio que quieren, y todas esas cosas son inequidades, que duelen en cualquier grupo de seres humanos. Es por eso que decidimos venir a tomar contacto con los pescadores y escucharlos.

¿Cómo fue recibido?

Bien, lo que pasa que están quemados con leche, entonces es muy difícil. Cuando tú estás en la actividad política y te acercás, y cuando previamente le han mentido muchas veces, lo primero que piensan es que sos igual que todos, entonces es difícil. Lo que hicimos en este primer contacto fue juntar información sobre las cosas que a ellos más les preocupa.

Ellos hicieron varios reclamos. ¿Cuál son los que usted ve con más preocupación?

Son varios, la problemática que el pescador artesanal tiene que cuando no hay pescado; el tema de la seguridad realmente es muy incierto. Todo asentamiento de pescadores, en este caso en Pajas Blancas, tiene el problema de la vivienda, para ellos es un tema acuciante vivir al lado del lugar donde pescan y no siempre se puede lograr eso en buenas condiciones.

Lo concreto es que son familias muy vulnerables, en condición de extrema pobreza, si bien tienen picos de mucho dinero. Realmente una realidad compleja.

Y no siempre se entiende que la forma de encontrar soluciones es estar muy unidos, y eso también es difícil de lograr, sobre todo cuando hemos sido educados en el individualismo, se hace muy difícil entender que la única forma de salir es todos juntos.

¿Cuáles han sido concretamente los pedidos?

A veces la gente pide cosas tan sencillas, que uno se pregunta por qué no tienen solución. Tan sencillas como una calle en buen estado, canalizada, tan sencilla como tener una rampa para poder bajar y subir las embarcaciones en mejor estado con la que hoy cuentan. Cosas así, porque la gente humilde no suele pedir mucho, suele pedir lo que le es absolutamente necesario.

Se lleva los reclamos y planteo de los pescadores. ¿Hará algún planteo en la Cámara, en comisiones, en su sector político?

Siempre me llevó las preocupaciones, el tema es que no quiero decir lo que voy a hacer, porque esta gente, repito, está quemada con leche, si aparece algo, que aparezca, pero no decir voy a hacer tal o cual cosa, porque como yo no tengo el sartén por el mango, no puedo decidir darle la solución, tengo que buscarla, y no siempre las puertas que golpeo están abiertas.