Al ser consultado por LA PRENSA DE LA ZONA OESTE, el Intendente de Montevideo, Daniel Martínez, dijo que no hay nada que sustituya el contacto con la gente.

El jerarca habló de su relación con los municipios, las carencias de transporte en algunas zonas y de cómo evalúa los resultados de las encuestadoras que lo dan como, la figura que más simpatía genera en la población.

-¿Cómo es esta experiencia de juntarte con los vecinos?

Tú sabes que yo permanentemente, tengo una meta de recorrer 4, 5 barrios por mes. El contacto con la gente es imposible sustituirlo, no hay red, ni política comunicacional, -a mi gusto por lo menos- que sustituya estos encuentros, alimenta el alma.

Cuando ve a los ojos a la gente, no tiene comparación; ésto es democracia, ésto es Uruguay; el día que perdamos este marco de tolerancia, de buena onda, de respeto, creo que vamos a perder mucho como país.

Por eso, ver ese Cabildo del Municipio "A" en el Cerro, tan participativo, con gente organizada, comprometiéndose, cuestionando, reclamando, pero también trabajando para que las cosas se hagan, ésto es fantástico e imprescindible para una buena gestión.

-Se dice que en la interna, existe una rivalidad entre la intendencia y los municipios. ¿Es así?

No, por lo menos en este período que me ha tocado a mí, no. Recuerdo una frase de Gandhi que mi abuelo me dijo un día, "hay dos tipos de persona en el mundo, los que hacen y los que critican", entonces mi abuelo aconsejó: quédate en el primer grupo, en el segundo hay demasiada competencia.

Me gusta hacer, si me equivoco, pido disculpas, corrijo y adelante. Creo que me llevo espectacularmente bien con los alcaldes, he tratado de que no haya ningún roce, cuando hay problema con algún director, intervengo para superarlo; acá lo que hay que solucionar son los problemas de la gente, y no ver en qué lugar de la foto sale cada uno, eso es un nivel de mezquindad que yo trato de erradicar.

-Hay un tema que los vecinos reclaman permanentemente y es el de transporte público, que sigue siendo insuficiente en este oeste, que tanto ha crecido.

Si, seguimos teniendo problemas en ese sentido. Por ejemplo en Tres Ombúes, hay una sola línea de ómnibus y está siempre llena, en ese barrio la demanda del servicio es mucha. Como en ese caso hay más.

El problema la movilidad, que va desde el precio el boleto, -que se ve muy afectado por la caída de la venta- el tema de los horarios y otras cuestiones, hay que verlo globalmente.

¿Se vislumbra soluciones?

Yo he reclamado a mis directores, que lo mismo que hago que saco tiempo para recorrer y hablar con la gente, lo hagan ellos. Sé que Pablo Inthamoussu lo está haciendo y estamos convencidos que conociendo la realidad, se encontrarán las soluciones a corto plazo. Confío plenamente en él, y le daremos todo el apoyo que sea necesario.

En todo eso estamos trabajando, y también lo hacemos con el gobierno nacional, porque algunos temas no dependen sólo de la Intendencia.

Hubo un movimiento en el gabinete, ¿por algo en especial?

Sí hubo cambios, pero, bien. Es sólo mover las piezas para avanzar en cada uno de los temas, nada más.

-Algunas encuestadoras lo dan como la figura que más simpatía genera en la población, esos resultados fueron dados a conocerse hace algunos días, ¿qué opina al respecto?

Las encuestas son siempre una foto del momento, por supuesto que uno la mira, pero ahora lo que hay que hacer es dejar el alma en la gestión. Tú sabes que yo soy una máquina de laburar, se me va la mano, a veces ando medio hecho pelota, pero yo soy así. Uno se tiene que enamorar de lo que está haciendo.

A las encuestas sólo hay que leerlas, si tienes la calculadora para ver qué va a pasar en el futuro, creo que ahí metiste la pata.

A mí lo que me importa es hacer las cosas bien, y que todo mi equipo deje el alma en la cancha, aprender de los errores, profundizar las cosas que están bien, y tener mucha sensibilidad por los problemas de la gente; hay que tener alma. A veces se es, demasiado político y se olvida de tener alma, no estoy criticando, son cosas que pueden pasar. Tenemos que concentrarnos en lo que estamos haciendo, yo disfruto ser intendente de Montevideo, y me preocupa bastante poco el futuro.