Durante la inauguración del Memorial del Penal de Libertad, miles fueron los ex presos políticos en dictadura, que buscaron su nombre esculpidos en esa gigantesca puerta abierta, que simboliza la libertad.

Visiblemente emocionados recordaron junto a sus esposas e hijos, su pasaje por ese imborrable lugar, en la noche más oscura de la sociedad uruguaya, la dictadura militar.

Las familias revivieron una y otra vez, el camino tantas veces andado y desandado, la vista, las largas esperas, la revisación exhaustiva, minuciosa, invasiva inmoral. Pero nada de eso, logró empañar la fiesta y la alegría, los abrazos y las lágrimas de emoción. Sus nombres esculpidos en piedra y dejaron atrás, -quizás para algunos por primera vez- ese número que durante tantos años los identificó, y volvieron a tener un nombre, el mismo de ahora, el mismo de antes de entrar a la cárcel, el que nunca debieron haber perdido.

Se puede estar de acuerdo o no, con las ideas que profesaron y defendieron hasta la más cruel de las torturas y los interminables días en la prisión, pero nadie puede negar que fue una injusticia apresarlos, privarlos de libertad, torturarlos, matarlos y desaparecerlos, por el sólo hecho de pensar distinto, por soñar con una sociedad más justa, democrática e igualitaria. Las barbaries cometidas no tienen justificación.

Seguimos reclamando por la verdad, por la justicia, porque toda madre, hijo o familia, tienen derecho a saber qué pasó y dónde están los desaparecidos, tanto los de hoy, como los de ayer.

LA PRENSA DE LA ZONA OESTE, recabó el testimonio de alguno de los protagonistas.

José Mujica - Nº 815

"Mi mameluco está en el Museo"

Fueron muchos años en prisión sin embargo su pasaje por el Penal de Libertad, fue breve…

Sí en el penal estuve un año y poco, después me sacaron y anduve por los cuarteles.

¿Qué recuerdos quedan de su pasaje por aquí?

Los recuerdos son sentimientos y los sentimientos profundos son intransferibles, no se pueden traducir en palabras, porque son sensaciones.

¿Qué significado tiene este monumento para usted?

Este monumento está bien porque es monumento de hormigón y el hormigón dura mucho.

Y ¿Cuál es la intención? Es que cuando los muchachos apurados pasen, alguno se detenga a mirar y de repente le sirve para pensar, que el capital de la convivencia de una ciudad hay que tratar de conservarlo, y que siempre va haber contradicciones y problemas pero depende de todos resolverlos.

¿Si tuviera que volver a vivir esa época, actuaria de igual forma? ¿En el mismo contexto, volvería hacer lo mismo?

Ahhh no sé. El problema es que el bicho humano es complicado, es inteligente; pero es el único bicho que tropieza dos veces con la misma piedra. Por eso hay que insistir, cometan los errores de su tiempo, no, los del pasado.

Hay muchos jóvenes hoy aquí. ¿Qué reflexión le merecen?

Sí, hay muchos descendientes de gente que estuvo aquí presa y que ya no están.

¿Siente tristeza?

No, no, yo tengo sólo un ratito para los recuerdos, y después ya estoy preocupado por lo que viene.

 

Luis Polakoff, - Número 1391

"Una sociedad más

justa y con posibilidades para todos"

Cuándo tiempo estuvo en el Penal de Libertad?

Yo estuve del 73 al 80, siete años.

¿Cómo está viviendo esta inauguración?

Feliz, reencontrándonos con un montón de compañeros, algunos nos conocemos, otros los años pasan y es difícil recordarlos.

¿Qué significa para usted este día?

Esto por sobre todo, es volver a sentir que la lucha continúa, como dice la consigna, tenemos que seguir luchando por la verdad y trabajar permanente para construir una sociedad más justa.

¿Siente que tantos años en el Penal valió la pena?

Sí, claro. En definitiva nuestro compromiso sigue siendo el mismo. Todos tenemos que seguir luchando, no para construir aquella sociedad que habíamos pensado; pero sí, nos quedan muchos deberes para seguir avanzando. Creo que entre todos los uruguayos podemos conseguir, una sociedad mejor, más justa y con posibilidades para todos. Los que pasamos por acá luchamos por eso.

Que este monumento sea una puerta abierta, ¿es muy significativo para ustedes, verdad?

Esa puerta grande que marca una salida, es simplemente la puerta por donde todos salimos con el compromiso de seguir transformando esta sociedad y eso continúa.

En el mismo contexto y con la misma situación del país, ¿Haría lo mismo?

Nosotros pensamos que podíamos conquistar el cielo por asalto; y que podíamos construir esa sociedad ideal y perfecta, y eso evidentemente no lo logramos. No sé si alguien lo podrá lograr algún día, pero si tenemos que procurar caminar hacía esa utopía que era nuestro objetivo y caminar hacia esa utopía significó mucho esfuerzo, mucho sacrificio y dedicación, de los que estamos acá y sobre todo el compromiso de todos los compañeros que quedaron en la lucha.

Carlos Tutzó - Nº 2464

Tarde de reencuentro

y emociones

¿Cómo está viviendo este día?

Momentos maravillosos, llenos de emociones, de reencuentros y de recuerdos, de gente que está inmortalizada acá en el monumento, hecha piedra, y algunos que hoy ya no está con nosotros. También en el recuerdo y más presente que nunca en nuestra memoria, están aquellos que nunca llegaron acá, porque han desaparecido, asesinados en otros momentos en época de la dictadura.

¿Cuántos años estuvo preso?

Seis años, del 77 al 83, pero en el Penal fueron cinco, porque antes estuve en La Tablada, en el 4to de Caballería, en el 6to de Caballería y de ahí me trasladaron hasta aquí.

¿Si tuviera que repetir su historia política y en ese mismo contexto, lo volvería a repetir?

Justamente hoy hablaba de eso con un compañero. A veces la gente te dice: "sí, porque lo que ustedes pasaron es terrible" y es cierto que es terrible, nadie lo va a negar. Yo de todas maneras vivo con enorme orgullo el que decena de miles de nosotros, sabiendo a lo que nos arriesgábamos, hayamos peleado por la libertad, la democracia y contra la dictadura. Lógico que no es sólo una decisión personal, integrábamos un sector político la Juventud Comunista. El Partido nos educó para eso y por lo tanto, o es un merecimiento personal; porque yo la verdad lo volvería a repetir todas las veces que fuera necesario.

¿Cómo recibe este reconocimiento que se les hace, a los que aquí estuvieron presos por pensar diferente?

Tantos años después, el hecho de que ésto suceda, y que de alguna manera aún con las enormes insuficiencias que todavía hay, se siga caminando hacia la memoria a, la verdad y la justicia, a uno lo reconforta, y reafirma nuestra convicción, de que lo que hicimos, sirvió para algo.

Jorge González Nº 2123

"Hace un montón de años que perseguimos un sueño transformador"

¿Cuántos años en el Penal?

Casi cinco años del 76 al 81

¿Cómo se vive este reconocimiento?

Son cosas muy fuertes que uno revive, y sobre todo, el hecho que después de tanto tiempo haya un reconocimiento, a uno le remueve cosas muy profundas, sobre todas cosas vividas aquí en el Penal. Haber peleado en determinada época, cosa que nos costó bastante caro, pero que de todas maneras a la distancia seguimos manteniendo firme la idea de transformar esta sociedad, en más justa y solidaria.

Se lo nota muy emocionado…

Sí, son días de muchas emociones, que te sensibilizan, el reencuentro con muchos compañeros, dándonos un abrazo fraterno, algo que es importantísimo.

¿En el mismo contexto volvería hacer lo mismo?

Sí, sí, yo creo que uno es producto de un momento histórico, de aquel convulsionado Uruguay y toda América. Creo fue producto de esa época y sí, volvería a luchar, capaz que mejoraría algunas cosas, porque uno comete errores.

Dentro de su periplo visitó varios centros carcelarios, entre ellos también estuvo en Orletti, en Argentina, ¿es así?

Estuve en Punta Carrera en principio, tres años, después salí estuve en jefatura, en cuarteles, después salí me fui a Buenos Aires, me agarraron, fui a Orletti y después cinco años acá en el Penal. Pase casi toda la dictadura preso, tenía 19 recién cumplidos cuando caí por primera vez. Ya con 16 años, estuve una noche preso por hacer unas pintadas con el sindicato de la construcción, el Sunca, en el año ’68, en Bella Unión mi pueblo natal.

Comenzó muy joven a militar, ¿cuántos años tiene?

Si era muy jovencito, tengo 65 años. O sea que hace un montón de años que andamos en la vuelta persiguiendo un sueño transformador.