Entre emocionados abrazos, y con ojos brillantes, que ocultaban alguna lágrima, miles de ex presos políticos, esposas, hijos, nietos, amigos, militantes sociales y políticos, y bajo el lema, "Justicia, Memoria y Verdad" se inauguró el Memorial del Penal de Libertad, que recuerda el padecimiento de 2872 compatriotas, recluidos en ese centro carcelario, en dictadura militar.

El mismo fue instalado en km 52.500 la Ruta Nacional Nº 1, en la intersección con la Ruta Nº 89, en donde otrora fuera el lugar de encuentro, -hasta donde podían llegar los ómnibus y vehículos que trasladaban a los familiares que concurrían a visitar a los presos-.

Con la colocación de este Memorial de 15 metros de altura, que simboliza una puerta entreabierta que da paso a la libertad, y que lleva los nombres de todos los presos políticos que estuvieron en ese centro de reclusión, se quiere, "homenajear a los miles de ciudadanos que fueron recluidos en el Penal de Libertad durante la dictadura, a quienes fallecieron en el establecimiento y, muy especialmente, a los familiares que también fueron víctimas del terrorismo de Estado y concurrían a las visitas".

Momentos de reencuentro, recuerdos, emoción y alegría, se vivieron el pasado martes 15 de mayo en Libertad, cuando miles de compañeros que por los años `70 y `80 sólo eran un número, se vieron reflejados con su nombre en el Memorial que los recuerda.

La creación del monumento es una iniciativa en la que participaron en conjunto de Crysol (Asociación de Expresos políticos de Uruguay), de un grupo de ciudadanos de la ciudad de Libertad, del Ministerio de Educación y Cultura, del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, y el Ministerio de Economía y Finanzas.

La inauguración contó con la presencia del presidente de la República, Tabaré Vázquez; la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz; el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, el intendente de Canelones, José Luis Falero; y el intendente de Canelones, YamandúOrsi, junto a autoridades nacionales, departamentales y representantes de la organización Crysol.

Durante su oratoria del presidente de Crysol, Gastón Grisoni, afirmó que el memorial es un "homenaje a miles de uruguayos condenados por tribunales militares, sin garantías de ningunaclase".

Rubén Benítez, uno de los integrantes de la Asociación de ex presos Políticos de Uruguay, Crysol, expresó que, "El memorial no solamente es un homenaje a quienes estuvieron recluidos en el Penal de Libertad, sino a familiares, madres, compañeras, hijos, abuelos, que padecieron también aquellos años desde sus propias experiencias. Es para nosotros un gran homenaje a todos los compañeros que estuvieron, en particular a los que fallecieron allí". "Para que las nuevas generaciones conozcan el pasado reciente, nuestra historia", enfatizó.

Iniciativa y concurso del monumento

En setiembre de 2016, CRYSOL, en nombre de la Comisión Espacio Memorial Penal de Libertad, convocó a un concurso público de proyectos para la realización de un Espacio Memorial Penal de Libertad en homenaje a los miles de ciudadanos que fueron recluidos en esa cárcel durante la dictadura, a quienes fallecieron en el establecimiento y a los familiares que también fueron víctimas del terrorismo de Estado.

Para concretar la iniciativa, CRYSOL firmó un convenio con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas y gestionó la ejecución del proyecto. Asimismo, el Espacio Memorial Penal de Libertad fue declarado Obra de Interés Nacional, por la Ministra de Educación y Cultura.

El jurado estuvo integrado por el Arq. Mariano Arana, el Ing. Luis Lazo, el Prof. Javier Alonso y Jorge Tiscornia (en representación de los concursantes, autor de El Almanaque, un diario que registra más de 4.600 días de reclusión y que fue reconocido como "Patrimonio Documental de América Latina y El Caribe" por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO).

Los fallos se presentaron el 7 de diciembre por parte de los ministros Víctor Rossi y María Julia Muñoz y el proyecto ganador resultó ser el presentado por los arquitectos Raquel Lejtreger y Javier Olascoaga, dos hijos de ex presos políticos.